sábado, 17 de marzo de 2012



RESEÑA DE BESTIAL DE ALEX FLINN


Soy una bestia.



Una bestia. No un lobo, u oso, gorila o perro, una horrible y nueva criatura que camina erguido, una criatura con colmillos, garras y pelo que sale de cada poro. Soy un monstruo.


¿Crees que hablo de cuentos de hadas? No. El lugar es la ciudad de New York, en la actualidad. No es una deformidad, no es una enfermedad. Y voy a quedarme así, para siempre, arruinado, a menos que pueda romper el hechizo.


Sí, escuchaste bien, el hechizo con el que una bruja de mi clase de inglés me maldijo. ¿Por qué ella me convirtió en una bestia que se esconde de día y ronda por las noches? Te lo diré, yo solía ser Kyle Kingsbury, el chico que tu desearías ser, con dinero, apariencia perfecta, y una vida perfecta. Luego te diré como me convertí en algo bestial.



Valoración personal



Bien, bien tenemos nuevamente otra visión oscura y moderna de los cuentos Disney, en esta ocasión Alex Flinn nos moderniza a la Bella y la Bestia, nuestro protagonista Kyle tiene que aprender una lección al igual que la Bestia que todos conocemos, nuestro Kyle es un joven niño rico frío, superficial, mezquino, lo que se dice un encanto, su belleza física sólo hace que se engrandezcan sus defectos y disfruta humillando a los que son diferentes, así que le vendría bien que alguien le bajara los humos, sin embargo, aunque no digo que su comportamiento sea justificado reconozco que parte de él se lo debe a su egoísta padre pues este no le presta atención y a mi vista vuelca todas sus carencias en ese mundillo material regido por el estatus social del instituto, el chico no quiere a nadie y necesita un buen escarmiento que recibirá en el gran baile cuándo hace daño a la chica menos agradable de ver y menos popular, de hecho sería incluso inexistente, esta chica será nuestra bruja que da la lección a Kyle convirtiéndolo en alguien tan horrendo por fuera como lo es por dentro.

Le doy un puntazo al punto de vista masculino ya que podemos comprobar en primera plana como Kyle pasa de ser un pretencioso egocéntrico a una persona humilde que disfruta de las cosas más pequeñas, pero toda esta nueva humanidad y amabilidad no viene sola ya que con la transformación su padre lo pone recluido y le da un tutor ciego llamado Will y una criada llamada Magda, nuestro prota se cambia además de nombre haciéndose llamar Adrián, ya sabéis, cuerpo nuevo, nombre nuevo. Nuestra protagonista femenina se llama Lindy la cuál será el factor definitivo para que Kyle/Adrian haga el traspaso a una segunda oportunidad como ser humano, nuestra chica me ha gustado a medias ya que la veo muy previsible, su pasado es drogadicto, viven en una ruina de casa y aún por encima su padre va y la vende como esclava a cambio de dinero, ¿quién dijo que la esclavitud no estaba a la orden del día? ¿quién no dijo alguna vez “vendería a mi hija por unas pastis?” En fin, no creo que muchos levantasen la mano.

La novela en sí me encanta, adapta y mejora las características del clásico Disney convirtiéndolo en algo contemporáneo y novedoso, la interacción con Lindy me ha encantado, la verdad es que estuve hojeando cada página sin descansar hasta terminarlo. Así que leedlo sin miedo chicas, ¡os gustará!

Un 9 en originalidad

Un 8 en personajes

Un 8 por la trama

Un 9 en redacción.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...